< UNIDAD PASTORAL DE INFIESTO
MENU WEB
Historia de Infiesto
Historia de la Parroquia
Sacerdote
Horarios
Fotos Parroquia
Objetivos
Plan Pastoral
Patrono
Patrona
Novedades
ACTIVIDADES
Grupos
Catequesis
Acciones Pastorales
Jovenes
Adultos
Coro
Caritas
Cofradia Sto. Cristo de la Misericordia
Adoración nocturna
Sinodo Diocesano
MATERIALES
Dibujos
Lecturas dominicales
Homilias y Hoja Dominical
Hoja Parroquial
Recursos
Cantoral
Misal Romano
Lecturas del día
Santo del día
Enciclicas
Adultos

PROYECTO CATECUMENAL

0 INTRODUCCIÓN 


Materiales de trabajo 
para cursos de formación de animadores de grupos catecumenales
________________________________________________________


En nuestro contexto pastoral, en efecto, nos encontramos hoy en día 
con muchos adultos necesitados de una fundamentación básica de su fe: 


«Entre estos adultos que tienen necesidad de la catequesis, nuestra 
preocupación pastoral y misionera se dirige.

-a los que, nacidos y educados en regiones todavía no cristianizadas, 
no han podido profundizar la doctrina cristiana que un día las 
circunstancias de la vida les hicieron encontrar, 
-a los que en su infancia recibieron una catequesis proporcionada a 
esa edad, pero luego se alejaron de toda práctica religiosa y se 
encuentran en la edad madura con conocimientos religiosos más bien 
infantiles, 
-a los que se resienten de una catequesis, recibida sin duda a su 
debido tiempo, pero mal orientada o mal asimilada, 
-a los que, aun habiendo nacido en países cristianos, incluso dentro 
de un cuadro sociológicamente cristiano, nunca fueron educados en su 
fe y, en cuanto adultos, son verdaderos catecúmenos» {CT, 44). 

En nuestra Iglesia, muchos adultos se ven incluidos en una u otra de 
estas situaciones. Es muy frecuente, también, entre nosotros, el caso del 
adulto en el que, junto a rasgos de auténtica fe cristiana, aparecen 
-amalgamados con ella- creencias, valores, pautas de conducta, criterios 
de juicio... contrarios e incluso hostiles a esa misma fe. Esta situación 
-bastante generalizada entre nosotros- está pidiendo un auténtico 
proceso de fundamentación cristiana. 

(COMISION EPISCOPAL DE ENSEÑANZA Y CATEQUESIS, La 
catequesis de la comunidad. Orientaciones pastorales para la catequesis 
en España, hoy. Edice, Madrid, 1983, n.° 98.) 

I. INTRODUCCION
El PROYECTO CATECUMENAL (PC) tiene unas etapas, unos 
objetivos, unos temas y un material para las reuniones (pistas y fichas). 
Las etapas (o grandes fases) del catecumenado son la evangelización 
primera o precatecumenado, el catecumenado (en el que distinguimos 
dos fases de catequización: 1ª y 2ª y el final del catecumenado 
(antiguamente fase de purificación e iluminación, prolongada en el 
tiempo pascual con una catequesis sacramental o mystagogía). 

A cada etapa corresponden unos objetivos, unos temas y un material 
para las reuniones. 

El objetivo de la evangelización primera o precatecumenado es la 
comunicación primera de la propia experiencia de fe: reconocimiento 
actual de que Cristo vive y es el Señor y, además, el cambio producido 
en la vida por este descubrimiento: conversión. Se trata, ante todo, de 
una comunicación existencial, viva, realizada por testigos actuales. Quien 
transmite la fe es el que la vive: Temas 1-2.

Concluida la evangelización, comienza el catecumenado. El 
catecumenado lo dividimos en dos fases de catequización: 
El objetivo de la primera fase de la catequización es la iniciación (o 
reiniciación) en la experiencia bíblica de la fe: vamos al encuentro de 
Cristo por los caminos del Dios vivo. Las grandes experiencias bíblicas 
que en otro tiempo prepararon la venida de Cristo, preparan también hoy 
los caminos del Señor y conducen al encuentro con El. Los temas que 
pueden facilitar el cumplimiento de este objetivo son los siguientes: 3-11. 

El objetivo de la segunda fase de la catequización es la iniciación (o 
reiniciación) en la experiencia cristiana de la fe, en cuanto que ésta 
supone una nueva imagen de Dios, una nueva imagen del hombre y una 
nueva imagen de mundo. En efecto, en el encuentro actual con Cristo 
palpamos el misterio mismo de Dios: ¿quién es realmente Jesús de 
Nazaret?, el rostro de Dios Padre, la acción del Espíritu. Asimismo, en el 
encuentro actual con Cristo descubrimos las dimensiones más profundas 
de lo humano: el hombre viejo, deshumanizado; el hombre nuevo, 
plenitud de lo humano (moral de las bienaventuranzas, vida comunitaria, 
celebración viva de la fe). Y también, en el encuentro actual con Cristo 
descubrimos la consistencia del universo (Col 1, 17) y la esperanza del 
mundo (Ef 2, 11 ss.): el mundo y la vida, regalo de Dios; un cielo nuevo y 
una tierra nueva. Los temas que pueden facilitar el cumplimiento de este 
objetivo son los siguientes: 12-21 (Dios); 34-41 (hombre); 60-74 
(mundo). 

Concluido básicamente el proceso catecumenal, viene la etapa final 
(antiguamente llamada de purificación e iluminación, coincidia con la 
Cuaresma y se prolongaba en el tiempo pascual con la mystagogía o 
catequesis sacramental). 

El material para las reuniones contiene pistas y fichas. 
La diversidad de pistas que se proponen es grande. Sin embargo, de 
hecho, la vida (la experiencia) es inmensamente mayor. Y el proceso 
catecumenal no puede quedar al margen de la vida real. Las pistas están 
al servicio del proceso; y el proceso, al servicio de la vida. Y de una "vida 
abundante" (Jn 10, 10). No es preciso, con todo, utilizar todas las pistas. 
Ni mucho menos. Se trata de elegir, según las circunstancias. Lo 
importante no es responder teóricamente a las pistas, sino cumplir 
suficientemente el objetivo que en cada tema se pretende. 

Las fichas intentan responder al problema de cómo orientar la reunión 
catecumenal. Suelen presentar el objetivo, el plan de la reunión, la pista 
(posible) a utilizar, o los puntos-clave del tema o problema abordado. Las 
fichas no pretenden ser recetas automáticas, sino sugerencias para el 
animador (o equipo animador), que, revisando y preparando 
continuamente es insustituible y quien ha de conducir en cada momento 
la dinámica catecumenal. 

El cuestionario de evaluación y discernimiento (PC 075) recoge los puntos más vitales del proyecto catecumenal. Puede ser utilizado, parcial o totalmente, en distintos momentos del proceso, tanto por animadores como por miembros del grupo. 

Y una palabra final para relativizar éste y cualquier tipo de 
instrumentos catequéticos: nada importa tanto como el escuchar la 
Palabra viva de Dios que se hace acontecimiento. «En el principio era la 
Palabra» (Jn 1, 1). Y lo sigue siendo. Un instrumento catequético nunca 
debe sustituir la escucha atenta de la Palabra de Dios que acontece en 
cada momento de la historia personal o colectiva; antes bien, debe 
favorecer dicha escucha. Por ello, de ningún modo conviene olvidar la 
amonestación creyente: cuando os hayáis forjado un proyecto 
catecumenal, vivid como si no tuviérais ninguno. 

Finalmente, un último documento (076) ofrece algunos datos importantes de la historia del catecumenado (perspectiva histórica) y, también, una presentación de las etapas del catecumenado según el Ritual de la íniciación Cristiana de Adultos (perspectiva litúrgica). Ciertamente, en nuestro caso, se trata habitualmente de un proceso catecumenal para bautizados; por tanto, de un catecumenado en sentido amplio. La inspiración catecumenal de dicho proceso es obvia (ver MPD 8), así como la «peculiar condición» de los bautizados, que «difiere de la condición de los catecúmenos» (RICA 297 y 295; ver también COMISION EPISCOPAL DE ENSEÑANZA Y CATEQUESIS, La catequesis de la Comunidad. Orientaciones pastorales para la catequesis en España, hoy. Edice, Madrid, 1983, número 1 02). 
......

Notas

1) Este proyecto catecumenal utiliza básicamente como fondo doctrinal 
los temas del Manual del Educador. Guía doctrlnal (ME 1) del 
Catecismo «Con vosotros está». 

(2) La ordenación lógica de los temas (y su presentación) no 
predetermina la programación catequética de los mismos (mucho más 
flexible, de acuerdo con las circunstancias) ni tampoco la dinámica de 
cada reunión. 

P R O Y E C T O     C A T E C U M E N A L 

PRECATECUMENADO

CATECUMENADO

FINAL

ETAPAS PRIMERA
EVANGELIZACIÓN
CATEQUIZACIÓN
PRIMERA FASE
CATEQUIZACIÓN
SEGUNDA FASE
PURIFICACIÓN e ILUMINACIÓN
MISTAGOGÍA
OBJETIVOS Comunicación primera de la propia experiencia de fe: Cristo vive. Conversión Al encuentro de Cristo por los caminos del Dios vivo. Grandes experiencias bíblicas DIOS
HOMBRE
MUNDO
SÍNTESIS DE FE
DISCERNIMIENTO
SUPERACIÓN DE RESISTENCIAS
ORACIÓN
SACRAMENTOS

 

 

PARROQUIAS
Nuestra Señora de la Asuncion de Artedosa
San Pedro de Beloncio
San Juan de Berbio
Sto. Domingo de Marea
Santa Ana de Maza
Santa Eulalia de Ques
Santo Toribio de Tozo
Santuario Virgen de la Cueva
La Obra Pia de Piloña y Colegiata de Infiesto
OTROS
Mapa web
Enlaces
Callejero
Tiempo
Horario Misas de España
La Nueva España
El Comercio
La Voz de Asturias
Toda la prensa del Mundo
Email
WEBS AMIGAS
Santa Sede
C. Episcopal Española
Archidiocesis de Oviedo
Parroquia de Llaranes
Parroquia de Miranda
P. de Moreda de Aller
Parroquia de Sabugo
Parroquia de S. Lorenzo
P. Corazón de María (Gi)
Diocesis de España

 

© 2007 www.parroquiadeinfiesto.org.